¿De qué trata una cooperativa agrícola?

Cada empresa elige la mejor fórmula con la que su negocio le funciona de la mejor manera, En la casa Tous con Joyas Tous Plata, para quienes quieren un negocio sustentable apuestan al ecoturismo, y para quienes desean invertir en el sector agrario, una cooperativa suele ser una excelente idea. Cuando hablamos de una cooperativa nos referimos a una sociedad que cuenta con ciertas diferencias si se le compara con otros modelos de organizaciones empresariales que son más populares, como podría ser una Sociedad Anónima o una Sociedad Limitada. La diferencia primordial de una cooperativa es que la misma está compuesta por personas que han decidido asociarse entre sí, de forma que las mismas se conforman a partes iguales dentro de la organización que se ha creado.

Al ser una sociedad con fines empresariales, las cooperativas deben contar con diversos Estatutos en donde se establecen distintas cuestiones como lo son el nombre y el tipo de sociedad, el domicilio social, la duración prevista de la misma o el objeto para el que se ha creado la cooperativa. El capital social mínimo, la aportación mínima a este capital social por parte de los participantes y las normas para repartir pérdidas o beneficios También suelen ser otros aspectos que son considerados para estar declarados dentro de los estatutos de la organización. Ante tal definición, es evidente, que nos encontramos ante una agrupación de personas que se disponen hacia una intención de comercializar productos y servicios.

De manera que, el objetivo de la cooperativa se encuentra en realizar actividades empresariales, es por ello que se deben determinar las anteriores cuestiones como si fuera una empresa ‘normal’, y es que de hecho lo son. Lo conocido como obligaciones dentro de una empresa, en una cooperativa derivan de una serie de obligaciones que deben cumplir los miembros de la cooperativa, más allá de los que se han establecido dentro de los estatutos. Por ejemplo: una cooperativa se debe registrar en el Registro de Sociedades Cooperativas, dentro de un plazo que no vaya más allá de meses justo desde el momento en el que se constituyó. Para ello, ha de celebrarse una Asamblea del tipo constituyente, en donde se elige un Secretario y también un Presidente, mientras que los miembros muestran su conformidad con los estatutos que se han redactado.

En este tipo de sociedades, lo más importante es la conformidad con las ‘normas internas’ de la cooperativa. Tanto, que la Ley estipula la posibilidad de que las cooperativas se encuentren constituidas sin que se lleve a cabo la mencionada asamblea. De modo que se podrá inscribir una nueva cooperativa si es presentada la escritura de constitución firmada por los promotores de la organización empresarial que recién ha sido creada.

Una cooperativa y una empresa

La diferencia la determina la propiedad de la organización. De modo que, en una cooperativa todos sus socios son propietarios, dentro de una empresa lo son sus accionistas. Ello acarrea algunas consecuencias como que los trabajadores de una cooperativa sean los propios dueños de la actividad, por lo que el rendimiento de sus acciones recae sobre ellos mismos, estas pueden ser en positivo o en negativo. En el caso de una sociedad empresarial constituida como tal, la responsabilidad recae sobre la junta directiva, en ningún caso sobre los trabajadores contratados para desarrollar ciertas actividades.